El humidificador es uno de los tratamientos que más se usan en las afecciones respiratorias

El objetivo teórico es proporcionar más agua tópica a las vías respiratorias superiores con el fin de evitar la lesión de las mucosas por inspirar aire seco. También busca prevenir la perdida de agua y fluidificar las secreciones del tracto respiratorio. Cuando usamos humidificadores de aire frio otra de las indicaciones es intentar disminuir la inflamación de la vía aérea por la vasoconstricción producida por frio.

 

Pero, ¿es realmente tan bueno el uso de los humidificadores?, ¿ los utilizamos bien?, ¿ tiene apoyo científico su uso?, ¿ qué humedad seria la correcta?

 

–>Reduce el riesgo de aparición de infecciones respiratorias

–>Ayuda a hidratar la mucosa nasal, la piel y los ojos

–>Ayuda a mantener el confort térmico

 

Los últimos estudios han demostrado que los niveles de humedad relativa óptimos para los parámetros de salud humana son 40-60%. En este intervalo disminuye el riesgo de supervivencia de microorganismos, posibilidad de infectar, formación y dispersión de productos químicos que combinados con el vapor de agua pueden ser irritantes respiratorios y dermatológicos.

El ambiente seco provoca malestar físico, sequedad cutáneo-mucosa y aumento de electricidad electrostática. El exceso de humedad (a partir de 50%) favorece el crecimiento de organismos biológicos, aumentando el riesgo de contagio de las enfermedades producidas por los mismos.

 

En la última revisión Cochrane (Singh M, cols) concluye que en los trabajos analizados hay mejoría clínica en el del uso de humidificadores de aire húmedo caliente, en el resfriado común, pero que se necesitan más estudios para confirmarlo. También está demostrada la efectividad del uso de humidificadores de aire frio para las laringitis. Concluye que no existen estudios que demuestren la efectividad de los humidificadores en otras patologías.

No se avala el uso en las vías respiratorias inferiores o profundas, en las cuales se añade el incremento de resistencias al paso del aire en la vía respiratoria profunda.

No deben usarse en pacientes asmáticos, rinitis o EPOC.

En pacientes con bronquiolitis se deben usar con precaución, en ocasiones los síntomas empeoran.

Se aconseja su uso solo en pacientes con resfriado común y laringitis. Nunca superar una humedad relativa de 60% y es necesario tener un sistema de medición de humedad.

 

¿El uso de los humidificadores tiene algún riesgo?

El principal riesgo de los humidificadores lo provoca un mal uso. Una mala limpieza puede convertir al humidificador en un serio problema para la salud.

Los filtros y los conductos pueden contaminarse por ácaros y hongos si no se realiza el mantenimiento adecuado. El humidificador en funcionamiento diseminará estos microorganismos por el aire provocando una enfermedad respiratoria como el asma, sobre todo en los niños, o agravar el estado de una persona que padezca una enfermedad respiratoria.

Sin embargo, el humidificador no tiene porqué convertirse en un problema para la salud con una adecuada limpieza y mantenimiento y usándolo cuando realmente es necesario (humedad por debajo del 40%).

 

OS FACILITAMOS VARIOS TIPOS DE HUMIDIFICADORES:

 

humificador 1humidificador 2

Puedes encontrar distintos humidificadores en: lunademar.es  😉

 

NO DUDES EN ACUDIR A ALGUNA SESIÓN DE FISIOTERAPIA RESPIRATORIA PEDIÁTRICA SI TIENES ALGUNA DUDA SOBRE SI DEBES O NO UTILIZARLO EN EL CASO DE TU BEBE O NIÑO.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s